ANÁLISIS: CAT QUEST

Autor: David Harris

Cat Quest es un juego de rol de acción 2D creado por The Gentlebros. En él, encarnamos a, claro, un gato, en un mundo de gatos, pero también habitado por diferentes monstruos. Tenemos ciudades, zonas, mazmorras, misiones, hechizos y botín, mucho botín.

El mapa tiene el tamaño justo, lo suficiente para tener diferentes zonas que explorar y por las que expandirse, pero no lo suficiente para agobiar.

Las zonas no están divididas por niveles, pero el nivel de los enemigos varía dependiendo de la zona. La única limitación que, en principio, tenemos para desplazarnos por el mapa son los accidentes geográficos; algunos son insalvables, mientras que otros se pueden evitar gracias a habilidades que se aprenden más adelante (principalmente para evitar que te vayas directamente a por el jefe final como un caballero de la muerte soleando al jefe de la mazmorra en vez de esperar a que sus compañeros acaben de comerse el pollo).

El combate es simple pero efectivo… y adictivo. Por un lado tenemos el combate cuerpo a cuerpo y por otro tenemos siete escuelas de magia, que podemos combinar asignándolas a las cuatro casillas de magia disponibles. Hay conjuntos de armas y armaduras dedicados a cada tipo de combate, que nos darán más armadura, más vida, más magia o más daño. Hay enemigos contra los que conviene usar ciertas escuelas de magia, que nos harán la vida más sencilla, pero en general se puede vivir con lo que se tenga. Todo es cuestión de gestionar bien los recursos y la movilidad. Ya que mencionamos los recursos, contamos con armadura, vida y magia (o maná), que se pueden recargar al visitar una ciudad, al subir de nivel o con otros recursos (el maná se genera pegándole a los enemigos y hay una escuela de magia de sanación para la vida, por ejemplo).

En cuanto a historia, se puede vivir perfectamente sin ella. Los chascarrillos gatunos le dan bastante gracia al asunto, aunque están más presentes en las misiones secundarias, pero vamos: si lo que quieres es matar bichos y buscar equipo en mazmorras, el juego cumple bien. La historia principal dura unas pocas horas (en mi caso unas 6 haciendo bastantes secundarias).

En lo que se refiere al rendimiento, durante mi partida no he encontrado ni un solo bug ni bajadas de frames, por lo que no hay queja en ese aspecto.

Sobre el sonido, es simple pero efectivo para un juego de estas características y se nota el cariño que se le ha puesto.

En general, es un juego muy recomendable para cualquiera que busque un ARPG ligero pero divertido, con personalidad e ideal para sesiones de juego cortas gracias a la posibilidad de visitar una ciudad y guardar, incluso a veces durante una misión: o sea, que tiene el sello de aprobación para sesiones en el retrete.

VEREDICTO

HISTORIA

70%

GRÁFICOS

80%

SONIDO

80%

JUGABILIDAD

100%

CONTROL

100%
8 Cat Quest es un juego sencillo, pero a la vez muy divertido, y que ofrece diversas opciones de personalización para cambiar el estilo de juego o aumentar la dificultad.

Un juego muy recomendado para sesiones de juego cortas y sin buscarle tres pies al gato.

Deja una respuesta