La historia de los guapos y los soñadores cada Navidad

Tienes siete años. Es la noche de Reyes del año 1992. No eres capaz de dormir, estás nervioso pero después de un Colacao caliente y media rosca de Reyes,te quedas dormido. A media noche te despiertas, te das cuenta, el corazón se te acelera, vas corriendo al árbol de Navidad y… nada, los Reyes todavía no han llegado. Esto sucederá dos veces más durante la noche.

Hasta que al fin te despiertas, que le den a las zapatillas, sales al pasillo y DIOS, el arbol está lleno de cosas. No te paras ni a buscar tu nombre, sabes lo que estás buscando porque llevas seis meses viendo esa caja en la Hobby Consolas, en la última página, donde están los anuncios de Centro Mail.

Al fin das con ella, destrozas el papel de regalo verde de El Corte Inglés, no das crédito, ahí está por fin, es tu Sega Game Gear con el Colums. Desde hoy, eres el puto amo en la clase de segundo del Apostol Santiago. Que se jodan esos losers con sus Game Boy en blanco y negro y esos gráficos de mierda. Tienes potencia, tienes color, tienes Sonic y tienes un enorme problema con las pilas.

Se ha obrado la magia de la Navidad.

Más o menos así todos nos hemos sentido alguna vez en la vida. Hace unos años sucedía con una bicileta, un fuerte de Playmobil, más tarde un Scalextric…toda década del siglo XX y XXI se han caracterizado por ese regalo de Navidad que a todos nos marca.

En el podcast de esta semana hablamos del tema. Podría desmenuzar lo que ha escogido cada miembro del equipo pero creo que, es algo que se debería de escuchar de la voz de cada uno, por eso me limitaré a hablar de ese concepto navideño y especial de los videojuegos a lo largo de la historia.

Historicamente las compañías han intentado, siempre con pretensiones comerciales, sacar sus nuevas máquinas en estas fechas estivales. Prueba de ello es que el año que viene tendremos la nueva generación durante esta época. Técnica comercial o no, esto se ha convertido ya en una especie de ritual, de evento, como unas olimpiadas, como un Mundial, algo que se repite cada ocho o diez años.

Llevo desde muy pequeño viviendo todos estos cambios de generación, desde la pionera NES hasta la Switch, desde Megadrive hasta Dreamcast y desde PlayStation hasta PlayStation 5 y aunque el que viste y calza está más cerca de los cuarenta que de los treinta,sigue sintiendo lo mismo.

Para los que somos penaltis mal tirados de los años 80 y despojos de los 90, más o menos nuestras navidades se fueron marcando por los mismos juegos. Los que éramos guapos,los guays, nos pasaba cada año con Sonic. Sonic ,Sonic 2 (menudo cambio) el maravilloso Sonic 3 e incluso al año siguiente, el primer DLC de la historia, Sonic & Knuckles. Por otro lado estaban los soñadores, los románticos, los que leían libros y aprobaban mates. Los de Nintendo. A estos no les bastaba con un Mario cada año, así que celebraban la Navidad siempre con un buen JRPG, Illusion of Time, Secret of Evermore , Luffya… los guapos, los de Sega, veíamos esos anuncios en la tele con una mezcla de desidia y curiosidad, incluso cierta envidia.

Así fueron pasando los 90 hasta la llegada de los 32 bits. Irrumpieron PlayStation y Sega Saturn,Nintendo como quien dice estaba fuera.Por ahora. Las cosas seguían más o menos igual. Los guapos seguíamos soñando con esa Saturn, pero era carísima y nuestros padres se declinaban más por la otra maquinita, la gris que le recomienda el señor de El Corte Inglés. Y es así,como empezaron a llegar las PlayStation a nuestras casas. Y Dios bendiga al señor de El Corte Ingles, sino, que poco nos hubiera durado la generación a muchos.

No vamos a contar la historia de Saturn y PSX, todos la conocemos. Por aquellas navidades nos llegaban juegos como Tekken, Virtua Fighter, Gran Turismo, Final Fantasy 7 Tomb Raider y oh, Señor, Metal Gear Solid. Pero a estas alturas, Nintendo ya había metido la zarpa y vaya como la había metido. Llegaron las que para muchos fueron, LAS NAVIDADES. ¿Alguien recuerda el vídeo del niño con la Nintendo Sixty four? Muchos vivimos algo parecido.

Hablar de Nintendo 64, de Ocarina of Time, de Mario 64, Turok….es hablar de Navidad. Todos pegados en clase a la guía oficial que el Club Nintendo te enviaba a casa al comprar el Zelda, todos comentando dónde estaba esa estrella oculta en tal fase del Mario o flipando con los gráficos del Turok 2, mientras esas pobres comadrejas que aún juegan a PSX viven sus aventuras rodeados de pixeles y polígonos mal puestos. Años después el tiempo pondrá esos píxeles en su sitio y no lo veremos como entonces.

Más tarde llegaron los 128 bit. Sega se adelantó, como siempre, y nos hizo a todos volvernos locos a los guapos con su Fábrica de Sueños, Dreamcast. Otras navidades serviditas, con aquel imponente Sonic (otra vez él,es como la Preysler) o con TODOS los juegos de recreativa donde nos dejábamos las pesetas los fines de semana. Poco duró aquella máquina de sueños y ya por entonces, Sony reinaba con PlayStation 2 y Nintendo deleitaba a los soñadores con su GameCube.

Se había acabado una era. Los guapos teniamos que escoger bando. Nintendo por un lado, Sony por otro y Microsoft, que quería recoger los restos de los guapos que dejó Sega, por otro.

Volvían a ser unas navidades movidas, había que escoger, pero por aquel entonces muchos no trabajábamos y para nuestra desgracia, volvió a escoger el señor de El Corte Inglés y de las tres consolas, cayó la que menos te gustaba, Xbox.

Pero sucedió algo curioso. Vale que no teníamos FF, que no teníamos Mario y que por entonces tampoco teníamos Sonic, pero por aquellas Navidades Microsoft hizo algo que hasta entonces no había sucedido de una manera tan drástica. Se aireó el mercado. Entraron nuevas Ips. Llegó Halo, Project Gotham, Splinter Cell, Fable… y los guapos volvimos a sentirnos guapos. Aunque un par de años después con más recursos y cabeza, muchos nos volvimos a PS2, donde estaba la chicha,la limoná y los Final Fantasy, Metal Gear 2, GTA y Gran turismo.

Se acabó una etapa, llegaron Xbox 360 y PS3.Aquí la guerra fue muy diferente, Microsoft había hecho las cosas muy bien al final de Xbox y eso lo habían aprovechado para el lanzamiento de 360 (simil en esta nueva gen?) y los guapos seguimos siendo guapos y los soñadores jugaban al Wii Sports.

El resto de la historia es reciente, pero lo que quiero que os deis cuenta es que todos estos cambios a lo largo de nuestras vidas, se han marcado por un cambio generacional de consolas y un cambio en nuestras vidas y formas de ser. Y al fin y al cabo, todos estos cambios se dieron siempre en Navidad.

Por eso no dudo en afirmar que para mi, y demás gamers, es la época más bonita del año.

 

 

FELIZ NAVIDAD!!!

Corneo

Corneo

Juego,leo y escribo

2 Comentarios

Deja una respuesta