La guerra del siglo XXI

Autor: @Bjdocampo

Hace años el mundo de los videojuegos se dividía en dos bandos. Nintendo y Sega.

Los primeros, comedidos, familiares, para todos los públicos y siempre políticamente correctos, aunque en la realidad fuesen unos completos intransigentes.

Los segundos, Sega, eran los gamberros. Los rebeldes, enfocados a los adolescentes y gente joven, que intentaban escaparse de los estereotipos de fontaneros bigotudos y princesas en peligro.

Esa guerra con los años se diluyó con la irrupución de Sony en el terreno de combate. Siendo ésta una mezcla de las filosofías de las dos compañías, con el tiempo se hizo con el control del mercado.

Nintendo resistió la tormenta buscando su propio camino, su propia filosofía y Sega, por desgracia, se pegó la monumental hostia con Dreamcast y se diluyó en los anales de la historia videojueguil como una Thirth Party más.

¿Por qué cuento esta historia de abuelo cebolleta? Pues porque si algo tiene sentido en esta nueva guerra videojueguil del siglo XXI es que Sega, puede ser la clave, veinte años después.

Microsoft no tiene la fuerza de exclusivos que tiene Sony, eso es sabido. Halo, GoW, Forza… son juegazos, pero no son suficientes. La estrategia de MS de comprar Bethesda, asegura una hegemonía casi patente en el mercado Europeo y Americano. No me voy a poner a enumerar ip’s de Bethesda, todos las conocemos, pero siga la estrategia que siga con el tema de exclusividades y disponiblidad en PlayStation 5 de sus títulos, Microsoft tiene la sartén por el mango.

Microsoft no tiene la fuerza de exclusivos que tiene Sony

Este anuncio se hizo en el momento oportuno. Ni antes ni después. Un día antes de abrir las reservas de Xbox. Hoy martes, a los pocos minutos de abrirse estas reservas, tanto la Serie X como S (las Series SeX) , estaban agotadas.

Ahora, queda el trabajo en Japón. Si hay algo más japonés en el mundo que el sushi, es Sega. Y comprar la patente del sushi es difícil, así que la mejor puerta de entrada al mercado japonés sin duda alguna sería la compra de Sega por parte de Microsoft. Las dos compañías siempre se han llevado muy bien, prueba de ello fue la colaboración en Dreamcast para el sistema operativo y , en la primera Xbox, juegos como Jet Set radio o Sega GT nos hacían pensar que Xbox era la heredera legítima de la extinta Dreamcast y ésto, a todos los »Segueros» de entondes, nos hizo soñar y por qué no reconocer que ahora, también.

Además, este posible anuncio, justo antes de abrir las reservas de la consola en Japón y coincidiendo con el TGS, sería una repetición y una conmoción en el mundo videojueguil, quizás, por encima del que sufrimos este lunes con el de Bethesda.

A día de hoy, todo el mundo habla de Xbox. Y eso, señoras y señores, es el primer paso para garantizar el éxito de un producto. Que hablen de ti, bien o mal, pero que hablen.

El equilibrio de la fuerza, vuelve a estar en manos de Sega.

Vivan los videojuegos y los santos cojones de Phil Spencer.

Corneo

Corneo

Juego,leo y escribo

Deja una respuesta