Un clásico modernizado

Autor: @Bjdocampo

Trials of Mana. Esa última joya de Super Nintendo, que como tantas otras nunca llegó a nuestro territorio. Esa bestialidad que sacó todo el potencial del Cerebro de la Bestia, un juego adelantado a su tiempo, con unas mecánicas que ya por aquel remoto 1995, este Seiken Densetsu 3 heredarían juegos como FFXV o el reciente FFVIIR.

Ahora me diréis, ‘’no seas fantasma’’, ‘’no sabes de qué hablas’’…pues sí se de qué hablo. Pero ahondaremos en ello según transcurra el análisis.

Trials of Mana Remake, no es más que un clásico con sabor añejo, pero adaptado a nuestros tiempos. Es un deportivo clásico, pintado, con ruedas, radio nueva y un navegador GPS. Una fórmula infalible que si no eres un gañan o muy torpe (saludos Nomura) , no puede salir mal. Vamos al salseo.

El pelazo de Duran y la pesada de Charlotte

Seis personajes, tres caminos.

Esto nos recuerda de nuevo al fantástico Octopath Traveler. Disponemos de seis personajes, cada uno con su historia, su carácter y sus circunstancias. De entrada los podremos combinar para llegar a vivir no solo una aventura, sino tres. Cierto es que las aventuras se entrelazarán y todas tendrán un fin común, pero esto le da sentido a la historia y una rejugabilidad de un juego que nos durará unas 20 horas, lo cual, si no somos hijos de la ESO, sabremos que puede darnos en total unas 60 horas de juego, aunque insisto, EL MONTANTE DE LA HISTORIA, salvo el principio y la recta final, ES EL MISMO. Así que muchos, pasaremos por hacerlo una sola vez.

Dicha historia es sencilla. Simplona quizás, pero cumple y no se necesita más. No tenemos que recurrir a viajes en el tiempo, otras dimensiones o túnicas negras que te persiguen y no sabes el porqué (saludos de nuevo Nomura).

¿Os gustará? –Si, ¿Os enganchará? –También

Como solemos hacer en HashtagJugando, no desmenuzaremos lo más mínimo del argumento, pero para que os hagáis una idea. Hay una Diosa de Maná, los protagonistas cada uno necesitan hablar con ella para pedirle algo diferente porque en sus reinos le han sucedido diferentes movidas y después hay unos malos que no sabes muy bien quienes son o qué quieren. Lo típico, pero cumple.

Poniendo al día un Clásico

El juego es tremendamente fiel al original. Es más, los que como yo hayáis jugado antes al original, en la estafa de la Collectors of Mana, veréis que el juego es EXACTAMENTE IGUAL, incluso la traducción, dicho sea de paso, fantástica, llega a ser la misma con las mismas expresiones o palabras. Podríamos decir que en desarrollo es un Remake 1:1 y eso, nos gusta. Y nos gusta porque es lo que esperábamos, nos gusta porque si eres vieja escuela, es la mejor forma de conocer este Trials of Maná que nunca vimos en occidente.

Entrando en materia de combate. Como en el original, tendremos a tres personajes que podremos intercambiar en cualquier momento del combate. Bien para utilizar sus habilidades únicas, para usar determinadas magias o para revivir o curar a un compañero caído. Por eso al principio os decía que no veríamos un sistema así hasta llegado FFXV y es que se ve que hay una clara inspiración en la obra K-Pop de Nomura con este Trials of Mana.

El combate original básicamente se basaba en aporrear botones y alternar personajes. En este remake se han adaptado a los nuevos tiempos, podemos hacer más cositas, incluso combos entre personajes y ataques especiales con unas cinemáticas de lo más resultonas.

Acabaremos hasta el culo de matar gazapos

Resumiendo, el combate se hace entrenido y no evitarás nunca pelear contra un enemigo, que por cierto, muy al estilo del original o los últimos Dragon Quest o FF, los veremos en el escenario en todo momento.

Un sistema de combate entretenido, resultón y con muchas opciones de personalización con el árbol de ‘’entrenamientos’’ que iremos activando según ganemos experiencia.

Ahora si, el hachazo, la hostia…el juego es MUY FÁCIL. Extremadamente fácil. Nosotros lo hemos jugado en modo difícil y aún asi, es demasiado asequible. Algo incomprensible habiendo jugado al original, donde había momentos donde las ‘’pasabas putas’’ e incluso podías quedarte tirado.

Si a esto le sumamos que nuestros aliados sufren de algún tipo de incapacidad motora y mental para ayudarnos, empaña un poquito el tema de los combates.

Otro punto negativo es la cámara durante los combates. Estática, molesta, no es comprensible como ni se hayan molestado en poner un sistema de centrado de enemigo, llega a ser muy incómoda y empaña en demasía un sistema de combate bastante divertido.

Mal, mal, muy mal, por no dicí bochernoso el sistema de cámara…como diría el gran Cañita Brava

Aquí los enemigos son fáciles de matar y a eso hay que sumarle un exagerado balanceo de objetos por el escenario. Me he acabado el juego sin tener que comprar un solo objeto. Hay ítems por todas partes y el dinero, al final, solo nos servirá para comprar equipo.

Aquí el primer jefe del juego, una gozada de ver

Por otro lado, hay que decir también que los enemigos son de lo más resultones y los jefes son una auténtica maravilla artística. Muy en la senda de Dragon Quest y aunque los mates de media hostia, quedan genial y están cuidados al milímetro.

Y dejando el combate y las hablidades de lado, un salto importante que se ha dado es la libertad con la que podemos movernos por el escenario. SquareEnix ha hecho un gran trabajo para hacernos creer que estamos en un mundo enorme de una manera magistral. Unificando senderos, ciudades y mazmorras, llegamos a tener la sensación de que estamos recorriendo un basto mundo, que aunque no lo sea, nos dará esa impresión. Una de las mecánicas que ayuda a ello es que podremos saltar por el escenario, utilizar unos gazapo-trampolines y pasar de un nivel a otro de los emplazamientos tiándonos por el barranco. Unos pequeños retazos de plataformeo que le dan profunidad al juego y ‘’push’’ que nos hará querer explorar cada rincón del juego para ver qué puede haber escondido. A todo esto le podemos sumar un ciclo de día-noche que provoca que las ciudades o pueblos cambien su rutina y personajes, lo que propiciará que tengamos curiosidad por ver qué pasa de noche en determinado lugar.

Mis para dieses a SquareEnix.

Novedad novedad!!!

Hasta ahora hemos dicho que el juego era práticamente un port 1:1 del orginal. Pues bien, alguna novedad hay. Un pequeño epílogo, muy al estilo al de DQXI, que nos puede dar unas 5 horas más de juego y heredando también de dicho juego, un sistema de colección de ‘’Cactolillos’’ que nos recuerda claramente a las minimedallas de DQXI, con el que nos recompensarán con diferentes objetos u habilidades para los personajes. Además de un sistema de farmeo de objetos, a modo de semillas que iremos plantando en las posadas para ir consiguiendo cada vez mejores objetos. Un detallito, un par de golosinas que nunca vienen mal.

Acordaros, dejad vuestra semilla en cada posada

Es bonito el jodío

Vamos a lo banal. Los gráficos y la música. Graficamente el juego es muy resultón. Es prácticamente lo visto en DQXI, no estoy seguro pero me juego un dedo a que es el mismo motor gráfico. No os esperéis maravillas, no es FFVIIR y tampoco llega al nivel de pulido de DQXI, pero todo esto lo suple con lo bonito y colorido de su entorno, diferenciación de parajes, de razas de personajes y ese tránsito de día y noche que queda muy bien. No hay fallos gráficos, no hay ralentizaciones y todo fluye genial. Nosotros lo hemos jugado en Switch y va perfecto. Eso si, si podéis, para disfrutar de ese colorido, jugad en modo TV, el juego cambia enormemente. Poco o nada más que decir. Fetén sin ser una maravilla.

La música por su parte es tal cual la orginal. Con arreglos, claro, pero en perfecta sintonía con la saga Mana, pegadiza, alegre y adecauda al conjunto. Os gustará.

Un detalle fantástico es que todas las voces de los personajes principales o de la trama están genialmente dobladas, lo que le da ese puntito de modernidad que lo hace digno de llevar la coletilla Remake.

Tanto sea de día como de noche, el conjunto artístico es muy bonito

En definitiva…

Un remake que cumple y con creces. Después del leñazo que nos llevamos con el remake de Secret of Mana, este Trials llegó con lo esperábamos. Un completo remozado, una adaptacióna los nuevos tiempos y siendo extremadamente fiel al original. Tiene sus peros, tiene sus fallos, pero estamos hablando de un juego AA, no AAA y eso se nota. La pasta es la pasta. Pero para mi, un juego indispensable en esta cuarentena y que además por el precio que tiene tanto en Switch, PS4 y Steam, no está de más conocer.

VEREDICTO

GRÁFICOS

85%

SONIDO

80%

JUGABILIDAD

80%

DURACIÓN

84%

POSITIVO


  • Un clásico remozado de verdad
  • Sistema de lucha
  • Lo bonito que es todo
  • Muy bien optimizado
  • Tres caminos diferentes a elegir que lo hacen muy rejugable

NEGATIVO


  • Poco ambicioso, se ve que no había billetes
  • La cámara en las peleas es un castigo de Dios
  • Historia demasiado simple
  • Se te puede hacer corto
  • Fácil, extremadamente fácil
80 Trials of Mana Remake es como esa Doblecheese Bacon XXL del Burger King. Es algo ya hecho, prefabricado, con sus carencias pero que está muy bueno. Te quita el hambre y está rico por un precio comedido. Y ojo, no estoy diciendo que sea un juego basura, hablo de la experiencia. ¿A quién no le apetece hoy una Doblecheese Bacon?
Corneo

Corneo

Juego,leo y escribo

Deja una respuesta